Crea estos hábitos antes de entrar a tu hogar para evitar virus

¿Tienes buenos hábitos para evitar el virus?

Es posible que no los veas, pero los gérmenes y virus están en todas partes. Están en tu piel, dentro de tu cuerpo y a tu alrededor.  Desde el momento en que te levantas por la mañana hasta que vuelves a la cama por la noche, es probable que encuentres miles de millones de microorganismos durante todo el día.

Sin embargo, es importante comprender que no todos los gérmenes a los que estás expuesto diariamente son perjudiciales. De hecho, algunos virus microscópicos son realmente útiles.

Nuestros cuerpos hacen un muy buen trabajo para combatir los gérmenes malos y a veces usamos las bacterias beneficiosas para ayudar a combatir esas infecciones también. A pesar de eso, es bueno aprender ciertos hábitos antes de entrar a tu casa que te ayudarán a mantener los malos virus fuera de tu hogar y los tuyos.

Hábitos antes de entrar a casa que te mantendrán libre de virus

Si bien la exposición a gérmenes y virus durante todo el día es inevitable, existen ciertos patógenos comunes que podrían enfermarte. Una vez que comienza tu día, hay muchas maneras en que puedes ser proactivo y ayudar a reducir tu riesgo de infección.

Adquirir un hábito no es sencillo, pero cuando se trata de mantenerte sano y salvo, vale la pena. Algunos hábitos saludables para prevenir el virus dentro de tu hogar son los siguientes:

Mantén tus manos limpias

Algunos gérmenes pueden sobrevivir en las superficies durante horas. Los virus respiratorios contenidos en las gotas de la tos o los estornudos pueden caer sobre objetos y escritorios.

Tocar superficies contaminadas, como puertas, interruptores de luz, cajeros automáticos, botones de ascensores y otros artículos cotidianos, y luego frotarse los ojos o tocarse la nariz o la boca pueden provocar infecciones.

Los virus y las bacterias también se pueden propagar a través del contacto directo, como darse la mano, abrazarse o besarse.

Lavarse bien las manos y con frecuencia con agua y jabón es uno de los mejores hábitos para evitar el virus. Es una de las formas más efectivas de protegerse contra las enfermedades respiratorias y transmitidas por los alimentos, así como contra las infecciones que causan vómitos y diarrea.

Por lo general, lavarse las manos durante 20 segundos o el tiempo suficiente para cantar el ABC dos veces es adecuado.

Asegúrate de que tus manos estén limpias antes de comer o tocarte los ojos, la boca o la nariz, después de usar el baño y mientras trabajas en la cocina. Además, la higiene adecuada de las manos es fundamental cuando se preparan alimentos.

No asumas que solo porque estás en casa puedes bajar la guardia. Tendemos a relajarnos un poco más con los miembros de la familia y no pensamos demasiado en ello, pero la mejor manera de proteger a nuestras familias es realmente ser conscientes de tratar de evitar transmitirles nuestros virus malos.

Mantén tu distancia

Una persona con gripe puede transmitir el virus a otras personas que se encuentran a una distancia de hasta 2 metros. Otros virus que causan el resfriado común, el sarampión y la tos ferina también pueden propagarse por el aire a través de las gotas de la tos y los estornudos de las personas infectadas.

Si inhalas estas gotitas contaminadas, también podrías infectarse. Ve a lo seguro y mantén cierta distancia entre tú y cualquier persona que esté o parezca estar enferma.

No compartas tus cosas (o pidas prestado a otros)

Puedes ser más consciente de los gérmenes y virus en los baños y lugares públicos, pero te vuelve relativamente blando cuando estás cerca de amigos y compañeros de trabajo.

Compartir o intercambiar artículos personales, como toallas, celulares, maquinillas de afeitar, lápiz labial y botellas de agua, puede propagar la infección. No uses los utensilios de otra persona ni bebas del vaso de otra persona. Aunque pueda ser en ocasiones mal visto, este es uno de los hábitos más eficaces para evitar el virus.

Desinfecta las superficies comunes de forma rutinaria

Del mismo modo, es importante estar atento a los virus en el hogar, limpiando rutinariamente las encimeras de su baño y cocina. Pero también puedes protegerte del contagio desinfectando otros objetos y superficies con los que entras en contacto durante todo el día.

Cualquier cosa que toques es un mecanismo para transmitir infecciones. Las toallitas antisépticas se deben usar regularmente para limpiar artículos de uso frecuente, como teléfonos celulares, perillas de las puertas y manijas de las llaves ¡Adquiere esos hábitos para evitar el virus!

Cuando estés en la tienda de comestibles, frota la manija del carrito de compras con una toallita desinfectante para reducir tu exposición a bacterias dañinas. Lo mismo ocurre con aquellos que trabajan en gimnasios o estudios de yoga. Limpia el equipo y las alfombras con toallitas antisépticas.

Si trabajas en una oficina, es una buena idea limpiar el teclado, el escritorio y otras superficies que tocas con regularidad. Mantén tu área de trabajo abastecida con pañuelos, jabón, desinfectante para manos a base de alcohol y toallitas antisépticas.

Mantén limpios los cortes y raspones

Si tiene una herida abierta, como un corte, un raspón o una quemadura, es importante mantenerla limpia y cubierta, especialmente cuando te encuentras en un lugar concurrido o comunitario, como un gimnasio o una piscina.

Puedes estar expuesto a bacterias al tocar superficies contaminadas o por contacto de piel con piel con una persona infectada. Puedes contraer una infección bastante significativa si incluso una pequeña grieta, corte o una abrasión en la piel se contamina.

No vayas descalzo

Si planeas usar una ducha pública o semipública, ya sea en la escuela, en el gimnasio o en el trabajo, no olvide traer chanclas o zapatos para agua. Si tiene los pies descalzos en áreas públicas, debes preocuparte por el pie de atleta, un hongo que puede afectar los pies, particularmente entre los dedos.

El virus puede ingresar a tu cuerpo a través de pequeños cortes, rasguños u otras heridas en la parte inferior de sus pies. Incluso virus complicados como VPH se pueden transmitir a causa de las verrugas plantares.

Se trata de tu salud y la de tus seres queridos así que hacer un esfuerzo para acoger estos hábitos saludables para prevenir el virus y mantenerlo fuera de casa es algo invaluable.