La rutina perfecta para limpiar tu rostro antes de dormir

Dormir con la cara limpia y libre de impurezas es necesario para prevenir el envejecimiento prematuro, las bolsitas en los ojos, los puntos negros y los enrojecimientos faciales.

Tener una rutina de limpieza nos permitirá, un rostro hermoso y una piel saludable. Aquí te compartimos una de las mejores rutinas para limpiar tu rostro antes de dormir y en solo cinco pasos:

1. Suaviza el maquillaje

Aplica en tus ojos un poco de vaselina o aceite de coco para suavizar el maquillaje adherido a párpados, pestañas y cejas. Muchos desmaquilladores no consiguen eliminar por completo los residuos de cosméticos, este paso te permitirá que la limpieza sea más fácil y profunda.

2. Desmaquilla tu rostro

Limpia todo tu rostro para eliminar los residuos de cosméticos y otras impurezas acumuladas en tu piel. Es recomendable que al masajear tu cara lo hagas de abajo hacia arriba para prevenir la caída del músculo y aparición de arrugas. Utiliza un desmaquillador especial e hidratante para la zona de los ojos, pues esta piel es más sensible y necesita un cuidado distinto.

3. Limpieza exhaustiva (Por si acaso)

Repasa la limpieza de tu rostro con toallitas desmaquilladoras para que eliminen cualquier residuo que pueda quedar en tu piel. Luego, enjuaga tu rostro con abundante jabón facial (Si es de avena, mucho mejor) para limpiar más profundamente los poros.

4. Tónico facial 

Muchas mujeres suelen saltarse este paso que es tan importante. El Tónico, además de ser el paso más refrescante y confortante de la rutina de limpieza, ofrece eliminar los últimos residuos de impurezas que puedan quedar en el rostro y te permitirá comprobar si tu cutis ha quedado totalmente limpio. Además, el tónico prepara la piel para recibir mejor cremas hidratantes y antiarrugas. Lo ideal es que apliques el tónico con un algodón y este esté totalmente limpio.

5. Hidratación y prevención

Siempre, tengas la piel grasa o seca, debes hidratar tu piel. Aplica una crema hidratante según tu tipó de piel en todo el rostro. Una vez  que hayas aplicado la hidratante aplica el controno de ojos dando suaves toques en la piel. Para finalizar, una vez que se haya absorbido la crema hidratante aplica tus cremas antiarrugas.

Para evitar tanto pasos puedes elegir una crema antiarrugas que aporte hidratación al mismo tiempo. Si utilizas serum, debes aplicarlo de primero, antes de las cremas y el contorno de ojos.